El paradigma REVOLUCIÓN.

El prefijo re tiene 4 significados:

1.- Significa ‘repetición’.
2.- Significa ‘movimiento hacia atrás’.
3.- Denota ‘intensificación’.
4.- Indica ‘oposición’ o ‘resistencia’.

El partido de la REvolución democrática se muestra muy identificado con el significado del prefijo utilizado en su nombre. Las acciones de gobierno que ha emprendido lo demuestran.

En los estados donde gobierna, ha mostrado una “RE-petición” de los vicios conocidos por todos.

Es un “movimiento hacia atrás”. A las antiguas prácticas de “gobierno” autoritario.  Al lavado de cerebros a través de la propaganda, la censura, la represión. Veracruz es un buen ejemplo.

En los gobiernos priistas se ha “intensificado” el retraso de cada estado y por ende, del país.

Ha sido oposición y resistencia al desarrollo del país en estos 12 años en que ha mantenido mayoría en el congreso, deteniendo las reformas propuestas por el ejecutivo, apostándole a que si le va mal al gobierno de alternancia, les va bien a ellos como oposición.

Y tú, ¿quieres votar por el RE-greso del PRI al ejecutivo federal?

¡Yo no lo quiero! Yo no lo quiero.

Anuncios

Diseñando la historia futura de México

A propósito de este artículo

“Oportunismo electoral, madre de todas las desgracias”  http://impreso.milenio.com/node/8875878 Paralaje Liébano Sáenz 2010-12-04

Comento lo siguiente, fuera de las broncas diarias, con altura de miras.

¿Porqué México se encuentra entre el pasado y el presente? Por que nuestra democracia esta en transición. Transición que comenzó, no con Fox en 2000, sino el 11 de oct de 1990, con la creación del IFE y un padrón electoral unificado e identificado. Sin embargo, como siempre sucede, los cambios son rechazados por la generación existente, y son aceptados por la generación siguiente. De acuerdo con esa tesis, el fin de la transición llegará con una nueva generación de políticos que tomen de plataforma a la transición para construir una política de estado, perdurable mas allá de los tiempos de poder e independiente de quien esté en el poder.

¿Donde está esa generación de políticos? Está dentro de la generación Google. Nacieron poco antes y poco después de la creación del buscador. Es gente que se crió en una condición de virtualidad, instantaneidad y globalidad que sus generaciones antecesoras no tuvimos. Ellos llevarán al sistema político a un nivel de respuesta que hoy no tiene. Ese letargo tan propio de los poderes no será apropiado para la siguiente generación. Entonces el cambio se impondrá por si mismo. Esas son buenas noticias. Las malas son que quienes no estén dentro de ese movimiento fundamentado en la comunicación tecnológica y la inmediatez, serán los pobres de dicha generación, los que queden fuera del sistema.

Lo feo es que ese cambio ya se produjo en otras latitudes, incluso dentro de nuestro continente americano. Ya estamos atrasados. Nos es aplicable la tesis económica: “el que no avanza, retrocede”.  Ni modo.

Somos quienes somos, mientras no queramos ser distintos. Si hacemos lo mismo, seguiremos obteniendo los mismos resultados. Debemos tomar distintas decisiones para obtener distintos resultados. De ahí que regresar al PRI sería volver a hacer lo mismo y ya conocemos los resultados. Ellos ya tuvieron su oportunidad por 70 años.

No hablemos de MALO, del PT, de CONVERGENCIA, del SME, del SNTE, que son gente poco seria que consiguen sus objetivos con chantajes políticos, sin importarles las consecuencias, que las pagamos todos los mexicanos.

El problema que tenemos hoy es que ni el PRD ni el PAN nos ofrecen opciones distintas para obtener distintos resultados.

Aquí está el  punto de inflexión, esperando a Gustavo Madero y a Jesús Ortega como responsables de esos nuevos planteamientos. Planteamientos que esperan a diseñar la historia futura de México.



Transición a la democracia, un síntoma.

Precisamente es, mediante alianzas, como se gobiernan las democracias. Es un hecho conocido en democracias maduras.

Las alianzas políticas formadas recientemente en México son un primer indicador que el proceso de transición a la democracia está dando pasos para entrar en un proceso de madurez democrática. Y hay quienes se niegan a crecer. La madurez democrática no puede medirse en tiempo, sino en hechos. Llevamos 10 años y la transisión muestra tímidas señales de madurez. Seguimos teniendo una oposición destructiva, que es otro indicador. Seguimos teniendo un gasto público grosero.  Pueden pasar otros 10 años, 20, 50, pero si no se dan hechos de madurez en el proceso de transición, seguiremos estando en el rezago con tantos problemas olvidados sin solución. Seguiremos estando de parte del problema y no de la solución.

La alianza PAN-PRD es un hecho, afirmó Creel a EL Universal, sáb. 11 sept. 2010. El senador del PAN Santiago Creel aseguró “que el gobernador Peña tiene miedo a la construcción de una alianza en el Estado de México”.
El ex secretario de Gobernación le recomendó a Peña que en lugar de hacer viajes turísticos “vea en Inglaterra cómo gobiernan, juntos liberales y conservadores, o en Chile que la izquierda y la democracia cristianael partido de centro, gobernaron eficazmente al país”, por 20 años.
Los partidos de derecha en Chile han formado alianzas desde su fundación y es la fórmula que permitió elegir al actual presidente Piñera.

A quién se oponga a los cambios democráticos de nada le va a servir. “Ir en contra de los procesos democráticos, ir en contra de las fuerzas políticas, ir en contra de lo que le da sustento a la democracia, que son precisamente las alianzas”. “Toda democracia se construye con alianzas, por eso, decir que las alianzas van en contra de la democracia o que son una amenaza, es un despropósito, es simplemente desconocer la política, sobre todo si lo dice el gobernador Peña, me parece que va desconociendo lo que tiene que hacer todos los días. Quizá por eso no están bien las cosas en el Estado de México”, dijo el senador.
El gobernador Peña está usando una mentira repetida muchas veces para que se convierta en verdad. Está tapando el sol con un dedo cuando dice que las alianzas son solo para conseguir el poder. Por supuesto que las alianzas son para conseguir el poder y conseguir alternancia. De otro modo seguirán los mismos de siempre. Está usando la tan conocida demagogia priista. Bueno, es lo que dice el Gober Peña cuando dice algo, pues la realidad es que casi siempre habla mucho y dice muy poco.

Entonces ¿cómo enfrentamos ese síntoma? La pregunta importante es: ¿México y sus mexicanos están preparados para formar alianzas progresistas, constructivas, para tener una oposición constructiva? Al considerar la pregunta y ver esta nota me quedan muchas dudas, pues se sigue verificando que a la mexicaniza todo sigue valiéndole gorro y en casi todo nivel.