El paradigma REVOLUCIÓN.

El prefijo re tiene 4 significados:

1.- Significa ‘repetición’.
2.- Significa ‘movimiento hacia atrás’.
3.- Denota ‘intensificación’.
4.- Indica ‘oposición’ o ‘resistencia’.

El partido de la REvolución democrática se muestra muy identificado con el significado del prefijo utilizado en su nombre. Las acciones de gobierno que ha emprendido lo demuestran.

En los estados donde gobierna, ha mostrado una “RE-petición” de los vicios conocidos por todos.

Es un “movimiento hacia atrás”. A las antiguas prácticas de “gobierno” autoritario.  Al lavado de cerebros a través de la propaganda, la censura, la represión. Veracruz es un buen ejemplo.

En los gobiernos priistas se ha “intensificado” el retraso de cada estado y por ende, del país.

Ha sido oposición y resistencia al desarrollo del país en estos 12 años en que ha mantenido mayoría en el congreso, deteniendo las reformas propuestas por el ejecutivo, apostándole a que si le va mal al gobierno de alternancia, les va bien a ellos como oposición.

Y tú, ¿quieres votar por el RE-greso del PRI al ejecutivo federal?

¡Yo no lo quiero! Yo no lo quiero.

Anuncios

Poder y Dinero

¿En algún momento el PRI dejó el poder?

 

En 2000, el PRI dejó el Poder Ejecutivo, pero mantuvo el control del Poder Legislativo. Desde allí apostó a que le fuera mal al Gobierno Federal Panista de Vicente Fox. Por supuesto que con eso nos chingaron a todos los mexicanos. Pero eso no importa ahora ni importó entonces.

 

De tal manera que, después del día más glorioso para Vicente Fox, el día de la histórica elección del cambio, el último día de su gobierno cuando dejó el poder a Felipe Calderón debió ser el mejor día para él.

 

El PRI fue consecuente en su propósito. Le fue mal al gobierno de Fox en términos de percepción ciudadana. Aunque el PRI no contó con una buena percepción ciudadana, la que va y viene. En 2006, todavía existía en la memoria colectiva señales de los excesos de 70 años de autocracia. Y algo pasó con el Pan que se volvió engreído con su segundo mandato.

 

Felipe Calderón le apostó muchas fichas a un plan: El de la Seguridad Nacional. Plan que es muy es importante para el país. Y sí que lo es.

 

El sistema político actual hace de la relatividad un elemento fundamental  para la política partidista. De manera que el control de la Seguridad Nacional se ha resumido en una frase: “40 mil muertos”.

 

El tema más importante para México, la Seguridad Pública está haciendo que el costo político que asumió Calderón, sea un costo político para el PAN.

 

Una señal importante de estos 11 años de cambio de partido en el Ejecutivo Federal es que el verdadero poder no está en el Gobierno Federal, está en el Legislativo y en los Gobiernos Estatales. El poder está asociado al presupuesto que manejan con pocos candados y el control que ejercen en los otros poderes de su nivel.

 

Los controles que aplica el Legislativo Federal sobre el Ejecutivo Federal son muchos. No ocurre a la inversa. El Ejecutivo Federal ejerce nulo control sobre el Legislativo Federal.

 

¿Qué ocurre en los Estados? Los gobernadores tienen mucho poder. Siguen invirtiendo en lo que deja: La obra pública; porque es mucho el dinero que se maneja en ese rubro, con pocos controles y mucho amiguismo.

 

Así las cosas, ¿qué nos conviene a nosotros los ciudadanos?

 

Los tres grandes partidos políticos actúan como tres grandes empresas de una enorme  industria que es la política, con conductas monopólicas. Cada uno de los tres partidos quiere todo el poder para sí. Y esa conducta es contraria a la conformación política del país: el Federalismo.

 

Viendo que los tres grandes partidos: PAN, PRI, PRD dan pocos y malos resultados políticos a los ciudadanos la propuesta es:

Restringir el tamaño de los partidos políticos que permitiría una atomización del poder.

 

También serviría para conseguir una menor colusión política al interior de los respectivos partidos. Contaríamos con la ambición natural de los políticos en los partidos opositores para controlar y para evidenciar a los partidos gobernantes.

 

Creo que todos estamos de acuerdo en limitar el número de legisladores en los congresos federales y estatales. Sigamos en esa línea y pongámosle límite máximo al tamaño de los partidos políticos.

 

Daría una alternativa al problema del abstencionismo, pues hoy, como están las cosas, muchos ciudadanos no acuden a emitir su voto por la sensación de que todo seguirá igual. Y los que NO pertenecemos a las listas del voto duro votamos por el menos malo.

 

Un país tan grande como México, con tanta diversidad étnica y cultural está restringido a elegir entre tres representantes de los mismos tres partidos, para el cargo que sea, Presidente de la República, Senador y Diputado Federal, Diputado Estatal, Gobernador o Presidente Municipal.

 

Es imposible no hacer una analogía con el crimen organizado. Al desarticular los grandes carteles, la delincuencia no desaparecerá pero su capacidad de daño a la sociedad será menor.

 

¿Hasta cuándo sucederá esto? Hasta que nosotros, los ciudadanos, quienes los empleamos les permitamos hacerlo.


1.- Quien tiene el poder, puede, pero ¿quiere?

Partamos desde el principio. El poder para hacer o no hacer esta en los políticos. Ellos tienen el poder y lo usan en beneficio de sus agendas partidistas.

Los políticos no son solución a los problemas de un país, cualquiera que este sea, el que tú quieras mencionar. Lo que hacen los políticos es hacer funcionar a un país (lease usar dineros públicos). Pero no solucionan los problemas de la gente. Para que esto suceda  deben ser presionados por la sociedad a-partidista. Solamente con la presión ciudadana es como los políticos se involucran en solucionar problemas de la gente. Los políticos funcionan con base en las encuestas de popularidad. En lo que es popular invierten, en lo que no es popular no invierten. En lo que se ve, invierten, en lo que no se ve no invierten. Entre pavimentar una calle y darle de comer a un niño, prefieren pavimentar una calle, porque el alimento en la panza de un niño no se ve. Un muy buen ejemplo de los intereses que tienen los políticos se dió ayer. El presidente de Senado de la República Manlio Beltrones, solicitó por oficio al Jefe del GDF Marcelo Ebrard, el desalojo de los manifestantes frente al nuevo edificio del Senado (en construcción). Puesto que el Jefe del GDF está en la obligación de atender una solicitud de un presidente de poder de la federación, tuvo que efectuar el desalojo, de lo contrario procede su destitución del cargo de jefe de GDF. Esto significa que cuando quiere, el Jefe de GDF puede. ¿Que pasa con los otros plantones y manifestaciones  que afectan al resto de los ciudadanos que no son presidentes de un poder de la república? NADA. No pasa nada.

Estamos viendo que ciertas presiones sociales, sí generan movimientos políticos en el poder para la solución de un problema específico, por ejemplo: cambios en la legislación y penalización del delito de secuestro, por la presión de personas no-ignorables, como Alejandro Martí y la Señora María Isabel Miranda de Wallace.

Todos los días en la ciudad de México se producen al menos 15 manifestaciones, marchas, plantones, con el propósito de presionar a la autoridad política en la solución de problemas específicos. Ahí tenemos como protagonistas muy conocidos a sindicatos duros, como el SME, pilotos y sobrecargos de mexicana, sindicatos de la educación. Ellos son un mal ejemplo de una sociedad organizada que conoce el valor de la presión política. Muchos de estos movimientos sociales obtienen atención, algunos solución, otros son ignorados, dependiendo del momento político en que se desarrollen y de la capacidad del político para asumir el COSTO POLÍTICO. Otros buenos ejemplos de organización ciudadana no gubernamental no son tan públicos pues no generan el interés periodístico y no obtienen cobertura y seguimiento. Caen en el estilo del periodismo de investigación, muy poco desarrollado en México.

Este es el punto G de la solución a los problemas reales del país. ¿Cuantos políticos conoces que están dispuestos a asumir un costo político? La respuesta nos dará un indicador que se trata de un político que sí sirve al país desde su cargo.