Francia, viendo por sus intereses. ¡Peligrosa!

Alemania puso fin oficialmente a la I Guerra Mundial.

Casi 92 años después, Alemania puso fin oficialmente a la I Guerra Mundial el domingo 26 de septiembre de 2010, tras realizar el último pago de la enorme deuda que le impusieron los vencedores en el Tratado de Versalles, uno de los factores que contribuyeron al ascenso del Nacionalsocialismo.

El abono final de 70 millones de euros, que completó una suma total cercana a 200 millones se hizo, coincidiendo con el 20 aniversario de la reunificación de Alemania, cerrando un capítulo negro de la diplomacia internacional que abonó el totalitarismo nazi que llevó a la II Guerra Mundial y a la posterior partición de Alemania.

Condiciones dacronianas
El Tratado de Versalles estableció en 1919 que Alemania era la única responsable de la guerra y que por ello debía compensar las pérdidas sufridas por Francia y Bélgica durante la guerra y ayudar a sufragar el costo de esta guerra por los Aliados.

El valor total  en 1921, equivalía a 269.000 millones de marcos de la época, un enorme peso que estuvo sobre los sucesivos gobiernos de la República de Weimar en los años 20.

Durante esa década, Berlín consiguió hacerse con una serie de préstamos en los mercados internacionales a través de los planes Dawes en 1924 y Young en 1928, pero eso no evitó que un enorme resentimiento creciese en Alemania, cimentando el ascenso del partido nazi.

Posteriormente, la llegada de Hitler al poder en 1933 supuso la interrupción de esos pagos, que fueron anulados de facto con “la moratoria Hoover” de 1932.

Deuda retrasada
El problema es que Alemania seguía debiendo el dinero que le habían prestado, por lo que su sucesora occidental, la República Federal, aceptó hacerse cargo de la deuda en 1953 tras firmar un acuerdo con Estados Unidos, Francia y Reino Unido.

Sin embargo, quedaron por pagar los intereses acumulados entre 1945 y 1953, que el tratado rubricado dejaba para cuando pasasen 20 años de la reunificación de Alemania, algo que en aquella época se veía como altamente improbable.

Luego, la caída del Muro y la reunificación hicieron posible que finalmente Berlín pagara una factura que para la mayoría se ha convertido en un objetivo casi de coleccionista pero que estuvo en el origen de buena parte de los males del siglo XX.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s